Vacaciones en un faro
¿Sois de los que les gusta hacer cosas diferentes en vacaciones? ¿Cansados de ir a la playa sin tener sitio para respirar y tener que pagar precios altísimos por tomarse una caña en el chiringuito de moda? Pues hay propuestas diferentes para disfrutar de los días de descanso. Si os gusta el mar y la tranquilidad a buen seguro que la que nos exponemos os va a encantar: alquilar un faro para pasar las vacaciones en el.

En los últimos años, con la introducción de toda una serie de avances tecnológicos introducidos en la navegación, han sido mucho los faros que han caído en desuso y han cerrado sus puertas. Hay quien ha visto ahí un recurso turístico a explotar. Con una mano de pintura se convierten en unas pintorescas viviendas al lado del mar. La tranquilidad está garantizada porque no suele haber vecinos en varios kilómetros alrededor.

Eso sí, si queréis pasar unos días en un faro ir pensando en coger el avión porque esta modalidad de turismo en España no se puede practicar. Aquí los faros pertenecen al Ministerio de Fomento y, al menos de momento, no se plantean convertirlos en espacios residenciales. Fuera de nuestro país las propuestas para alquilar un faro al que ir de vacaciones son muchas.

Vacaciones en un faro

Noruega y Croacia

Noruega es, probablemente, uno de los países en que más extendido está el alquiler de faros. Desde que en los años 90 se empezaron a automatizar las señales de iluminación empezaron a adaptarse hasta crear una ruta de faros que abarca toda la costa del país.

Croacia cuenta con más de medio centenar de faros adaptados específicamente para ser alojamientos turísticos. Dentro de ellos hay diferentes posibilidades entre las que elegir, desde los que están próximos a localidades en las que abastecerse de comida y productos de primera necesidad hasta los que están apartados y hay que llevar todo lo necesario el primer día.