Ushuaia, la ciudad del fin del mundo
La Tierra de Fuego recibió este curioso nombre (sobre todo si tenemos en cuenta las bajísimas temperaturas que experimenta la zona) por parte de los descubridores españoles, que divisaron en sus costas las hogueras que los indios encendían para calentarse e iluminarse. No cabe duda de que este recóndito lugar es casi el final del mundo conocido, y quizás ése sea el motivo de que atraiga a miles de viajeros de todo el planeta.

Ushuaia es la ciudad más importante y conocida de la Tierra de Fuego. De hecho, es la capital provincial y se sitúa en una preciosa bahía de gran belleza. Su privilegiado emplazamiento le protege de los gélidos vientos antárticos, lógicos por otra parte si tenemos en cuenta que nos encontramos ante la ciudad más austral del planeta.

El departamento de Ushuaia incluye la Isla de los Estados y las Islas del Canal de Beagle; este canal y la Cadena Montañosa Martial constituyen el dramático escenario natural ante el cual se alza la hermosa Ushuaia. Además del encanto de la ciudad en sí, el gran atractivo de este lugar es que es el centro de operaciones para la mayor parte de los viajeros que desean conocer los secretos del Parque Nacional Tierra de Fuego, o incluso embarcarse para navegar hacia la Antártida…

Ushuaia también forma parte de la Patagonia argentina; esta región ofrece muchos encantos y lugares de interés para recorrer. Pero sin duda en los alrededores de la ciudad no le faltarán al viajero lugares que conocer: desde admirar el Faro de Les Éclaireurs, situado en las islas del mismo nombre en el Canal de Beagle; hasta recorrer el propio canal y maravillarse con su fauna … O tal vez montar en el Ferrocarril Austral Fueguino, o viajar a Isla Martillo para verse de pronto rodeado de pingüinos. Ushuaia ofrece mil y un atractivos que hacen que merezca la pena visitar la ciudad, por lo menos una vez en la vida.