Un viaje en el Transcantábrico
El Transcantábrico es un lujoso tren que recorre la Cornisa Cantábrica española, una de las zonas más hermosas de nuestro país. Pueblos, naturaleza, costa, gastronomía… Todo se da cita en las comunidades autónomas por las que transita, relajado, este ferrocarril. Hasta el año 2011 sólo existía un tren: el Transcantábrico clásico, pero a partir de este año se puso en marcha un nuevo ferrocarril digno solo de los presupuestos más boyantes y los viajeros más exclusivos.

Es el Transcantábrico Gran Lujo, que transita por las mismas vías pero ofrece aún más lujo y glamour a quienes monten en él. Una experiencia que dura ocho días y siete noches realmente inolvidables…

Los trayectos que cubren estos ferrocarriles van desde León a Santiago de Compostela. De la capital leonesa se dirige hasta Bilbao, donde los viajeros podrán admirar el famoso Guggenheim, la recuperada Ría o la Alhóndiga de Philip Starck. A partir de la ciudad vizcaína, el tren sigue la bella y agreste costa cantábrica para llegar a Santiago de Compostela. De esta manera, en ocho días es posible recorrer tierras castellanas y costas cantábricas, en un ambiente de comodidad y relajación.

Un viaje en el Transcantábrico
Son ya veintinueve años de andadura para el Trascantábrico Clásico, que en abril de 2012 comenzó su nueva temporada. Por su parte, su hermano de alto stánding empezó el año pasado con brío y este año renueva su temporada. Suites dobles e individuales, mobiliario de lujo, la mejor gastronomía… Es lo que espera a quienes decidan pasar sus vacaciones “treneando” por al País Vasco, Castilla y León, Cantabria, Asturias y Galicia. En cuanto a los precios, podemos pasar una semana de lujo sobre raíles desde 2550 euros en el Clásico, y desde 3750 euros en el Gran Lujo. Estos precios son para reservas realizadas con seis meses de antelación, así que si queréis apuntaros para este verano tendréis que ahorrar un poquito más.