Un paseo por Ciudad de Capri
La Isla de Capri es famosa por su magnífica ubicación en pleno Golfo de Nápoles, por sus exclusivas villas y mansiones (donde es habitual que circulen famosos y gentes VIP) y por lugares mágicos como la famosa Gruta Azul (Grotta Azurra para los italianos). Pero en Capri hay más cosas que ver que la célebre cueva, y su capital, Ciudad de Capri, es uno de los lugares que el viajero que acuda a la isla no se debe perder.

Para empezar, es difícil no conocer esta pequeña ciudad, ya que los ferrys que parten de la costa italiana (de ciudades próximas como Nápoles y Sorrento) recalan en su puerto para desembarcar a los pasajeros.

El puerto o Marina Grande es lo primero que nos encontramos al desembarcar. Eso, sin olvidarnos de la impresionante vista de los acantilados que acompaña a la llegada a la isla por mar… Las casas de esta pequeña ciudad son muy bellas, propiedad casi todas de millonarios, al igual que los yates que descansan en las aguas. Sin embargo, también es posible callejear para descubrir las viviendas de los isleños de toda la vida, llenas de encanto.

Para llegar a Ciudad de Capri, que se encuentra en la parte alta de la isla, no es necesario agotarse: un funicular parte de la misma Marina para subir hasta ella. Una vez allí, nos esperan unas impresionantes vistas del Mar Tirreno y las Islas Faraglioni, además de los pueblos de la costa italiana e incluso del Vesubio. El casco histórico de Ciudad de Capri se encuentra en el punto más alto y es peatonal. Desde la Piazzeta, la plaza central, podremos visitar la iglesia de San Stefano y muchas tiendas y restaurantes, a cada cual más exclusivo. Y atención a las “aves nocturnas”, porque éste es el lugar para acudir a la puesta de sol a comenzar la noche más animada de la bella isla de Capri.