El turismo funerario, cada vez más de moda