Triberg, el corazón de la Selva Negra