Tras los pasos de Kunta Kinteh
Viajar a África es siempre una buena idea. El continente negro lo tiene todo para disfrutar: una naturaleza espectacular, ciudades modernas, impresionantes costas y playas, la fauna más salvaje que podamos imaginar… Y también una historia impactante, triste y dura en muchas ocasiones, pero siempre fascinante.

Hoy me voy hasta el país africano de Gambia para invitaros a recorrer una ruta que me parece muy interesante. Se trata de seguir los pasos de Kunta Kinteh, el famosísimo protagonista de la novela Raíces, que hace años se llevó a la televisión en una serie que alcanzó fama mundial.

Siguiendo la pista de la novela

Tras los pasos de Kunta Kinteh
La primera novela de la saga de Alex Haley, Raíces, saca a Kunta Kinteh de Juffureh (Gambia) para llevarle a Estados Unidos y ser vendido como esclavo. Cinco generaciones permanecerán en América hasta que un miembro de la dinastía regrese al país de origen. La segunda parte de la saga no se hizo tan famosa como la primera, pero sigue siendo interesante: el regreso a las raíces y la vuelta a la madre tierra. La ruta propone seguir la pista de Kinteh desde su nacimiento en la Gambia rural, a través de distintos enclaves.

Recorrido en barco

Tras los pasos de Kunta Kinteh
Para ello, un yate convertido en embarcación turística realiza un tour de tres horas y media que lleva a los viajeros a Albreda, antiguo enclave francés para el comercio de esclavos. Una vez allí, se desciende del barco para caminar durante quince minutos y llegar a Juffure, donde el grupo se reunirá con un descendiente directo de la saga Kinteh. La ruta se completa con una visita a la exposición sobre el tema de la esclavitud que se muestra en el museo, antes de volver a embarcar y poner rumbo a James Island, también conocida como “la isla de Kunta Kinteh”. En ella se encuentran los restos de una antigua fortaleza donde se encerraba a los esclavos. Ya de vuelta, no dejéis de preguntar si podéis nadar con los delfines en el río… ¡A veces acuden a divertirse con los viajeros!