Transilvania, una región a descubrir
Si os menciono el nombre de Transilvania, sé perfectamente qué es lo que vais a pensar de inmediato: la tierra de los vampiros, de Drácula y de Vlad el Empalador. Efectivamente, esta región de Rumanía es famosa por sus leyendas y también porque el Castillo de Bran, que inspiró a Bram Stoker su novela Drácula, se encuentra en ella.

Pero en Transilvania hay muchísimos lugares que conocer, aparte de estas siniestras referencias. Se trata de una tierra llena de belleza, con hermosos paisajes y pueblos y ciudades increíbles. Vamos a hacer un pequeño recorrido: os garantizo que os van a entrar ganas de viajar…

Calles empedradas y aldeas de montaña

Transilvania, una región a descubrir
Transilvania está rodeada por los Montes Cárpatos, un enclave mítico donde Julio Verne ubicó su novela El Castillo de los Cárpatos. Esta cordillera, que atraviesa Rumanía, tiene a sus faldas dos de las principales ciudades de la región: Braşov y Sibiu. Sobre estas líneas podéis ver una vista de Sibiu y haceros una idea de su gran belleza. Sus casas de colores pastel y sus calles empedradas llevan al viajero a tiempos pasados… Es un lugar perfecto para hacer excursiones a aldeas de montaña. Por su parte, Braşov es una localidad medieval al pie del monte Postavaru, y entre sus monumentos más famosos está la Iglesia Negra, del siglo XIV.

Castillos e historia por doquier

Transilvania, una región a descubrir
El famosísimo Castillo de Bran está también cerca de Braşov y merece la pena visitarlo, así como el Castillo de Peles, construido en el año 1883 en la localidad de Sinaia y francamente espectacular.

Transilvania, una región a descubrir
Otra de las regiones más hermosas de Transilvania es El Banat, en cuyas ciudades podremos admirar la explosión de uno de los estilos arquitectónicos y decorativos del siglo XX: el Art Noveau. La capital de El Banat, Timisoara, es una ciudad histórica que no hay que dejar de visitar.