La tomatina de Buñol, fiesta en rojo