Tibesti, el desierto desconocido