Templo Hasedera
El Templo Hasedera es uno de los templos budistas más grandes e importantes de la ciudad japonesa de Kamakura. Una visita imprescindible para los amantes de esta legendaria cultura y quieren conocer todos los secretos más antiguos del país japonés.

El Templo de los niños perdidos de Kamakura es una de los lugares más bellos y conmovedores que jamás habrás visitado en tu vida. Una construcción realmente sobrecogedora puesto que el lugar está repleto de miles de estatuas de Jizo, que es el buda patrón de los viajeros, acompañado de muchas figuras de niños.

Templo Hasedera
Esta imagen es realmente impresionante para los turistas que acceden al lugar y se maravillan con su belleza y con la mítica historia del lugar, puesto que muchas mujeres colocaban allí estatuas tras perder a sus hijos en un aborto o en circunstancias peores. Otro de sus rincones de mayor belleza son los jardines del templo que podrás descubrir mientras disfrutas de un agradable paseo de este espectacular rincón.

El templo también alberga una espectacular imagen de un Buda Kannon con once caras elaborado en madera tallada. Otro de los detalles que más sorprende a los viajeros que conocen más bien poco a esta legendaria y rica cultura japonesa tan diferente a la nuestra.

Un consejo especial es dedicar al templo el tiempo suficiente, puesto que se trata de un espacio de extraordinaria belleza que merece la pena de ser disfrutado en todo su esplendor. Por supuesto no te olvides de acceder a la parte más elevada del templo desde donde podrás disfrutar de unas vistas magníficas de la playa de Kamakura y de sus montañas.

Rodeado de naturaleza, el Templo ofrece un gran espectáculo visual inolvidable que te dejará con la boca abierta. La forma perfecta de empezar a conocer distintas partes del mundo y maravillarse con otras costumbres y tradiciones.