Tallín, “la Pequeña Praga”