Tahití, un paraíso lleno de secretos
Playas paradisiacas por las que rondaban los piratas de los Mares del Sur; na salvaje y rocosa costa; los paisajes de los que Gaugin se enamoró y pintó con tanto color en sus cuadros… Tahití hechiza, hace que no te quieras marchar. Esta preciosa isla, la más grande de la Polinesia Francesa, está destinada a dejar en el viajero uno de los mejores recuerdos de su vida.

Cientos de excursiones esperan a quien visite este precioso lugar: desde montañas y playas de arena negra con fuerte oleaje, hasta costas de arena blanca, mucho más tranquilas. ¿Quieres saber más sobre las rutas de Tahití? Pues sigue leyendo, porque aquí te propondremos algunas de las mejores.

Una bonita ruta es la que va hasta el monte Aorai. Allí descansa un restaurante desde cuya terraza quedarás boquiabierto, gracias a las increíbles vistas al valle de Fautaua o la ensenada de Papeete. Además, el monte Aorai también puede ser ascendido: no es muy complicado, se puede ir sin guía y hay muchos refugios perfectos para descansar. Desde su cumbre, las maravillosas vistas están servidas… Otro lugar que no te debes perder son los preciosos paisajes de la llanura de Taravao. Desde lo alto de esta planicie hay un mirador habilitado para poder observar parajes tan bellos como los que se pueden ver desde el monte Aorai.

Por otro lado, si quieres una experiencia diferente, no dudes en adentrarte con un guía por los tubos de lava de Hitiaa. Disfrutarás tanto de la zona que hay que recorrer en 4×4, como de la que se puede hacer simplemente caminando. Y es que las sorpresas esperan en todos los rincones de esta ruta, con maravillosas cascadas que rematan las cuevas… Suena bien, ¿verdad? Tahití es una de las islas más bellas que hay en todo el mundo, llena de contrastes, de bellas playas, de montañas majestuosas y de leyendas inolvidables.