socotra-una-isla-encantada-en-yemen
La isla de Socrota es un escenario natural cuya apasionante historia solamente está reñida con la belleza de su paisaje. Un archipiélago de la República de Yemen que está compuesto por cuatro islas, bañadas por las aguas del océanos Índico.

A su inconfundible y característica naturaleza sin igual se suma también una historia realmente interesante. Según las leyendas y la mitología griega, las montañas de Socrota escondían el trono de Urano. Mientras que los griegos consideraban a este paraje como el hogar de demonios, brujas y curanderos. Y es que su naturaleza no deja a nadie indiferente. Si quieres descubrir otras muchas curiosidades sobre Socrota, ¡quédate con nosotros!

Patrimonio de la Humanidad

socotra-una-isla-encantada-en-yemen
Bien merecida, la isla de Socrota ostenta el título de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, no solo por su belleza sin igual, sino por ser un magnífico ejemplo de diversidad biológica. Un archipiélago que es el rincón preferido de muchos botánicos, investigadores y demás expertos por la riqueza de su flora y de su fauna.

socotra-una-isla-encantada-en-yemen
Pero entre tanta belleza y biodiversidad, también hay una parte negativa. Y es que la isla de Socrota está amenazada por culpa de la globalización y de los especuladores, ansiosos por convertir estos idílicos paisajes en lujosos centros turísticos.

Naturaleza única

socotra-una-isla-encantada-en-yemen
Una isla que los amantes de la naturaleza defienden a toda costa, tanto por la belleza única e irrepetible de este entorno, como por las especies naturales que han escogido este archipiélago como su hogar. De hecho, numerosas investigaciones han revelado que más de un tercio de las 800 especies de plantas que habitan en Socotra no se encuentran en ningún otro rincón del mundo. Lo que convierte a esta isla en un entorno mágico y privilegiado que debe ser protegido.

Unos paisajes naturales que parecen el escenario de alguna película de Hollywood o la obra pictórica de algún célebre pintor como el mismísimo Dalí. ¿Qué opinas?