San Diego, una ciudad volcada al ocio