Rutas arqueológicas y el mejor vino te esperan en La Rioja
La Rioja es uno de los destinos más atractivos para los amantes del buen vino. Sin embargo, esta pequeña pero encantadora región también tiene otros muchos lugares de interés como las huellas que dejaron sus antiguos habitantes.

Existen una gran variedad de rutas donde se pueden apreciar entre otras cosas, unas ruinas arqueológicas de la Edad Media conservadas en buenas condiciones desde hace siglos, e incluso las huellas de dinosaurios acuáticos.

Su gastronomía y la belleza de sus paisajes naturales convierten a La Rioja es un territorio con una oferta cultural completa y variada. Si viajas a esta comunidad podrás conocer los restos de las civilizaciones de la Edad Antigua y el legado que todavía se conserva de la época medieval.

Durante tu estancia en La Rioja repasarás la historia antigua y vivirás una experiencia única paseando a través de sus ruinas arqueológicas. Una visita imprescindible es la Sierra de Cameros donde se conserva uno de los monumentos de la prehistoria que más atraen la atención de los turistas, las edificaciones de piedra, o dicho de otra forma, la cultura megalítica.

Rutas arqueológicas y el mejor vino te esperan en La Rioja
Las tribus de los celtíberos también dejaron su huella en este encantador territorio. Los habitantes del norte de Europa se establecieron antes de la llegada de los romanos. El asentamiento más antiguo conocido en La Rioja es el de Contrebia Leukade, un lugar estudiado en numerosas ocasiones por expertos y entendidos en la materia.

Aunque uno de los puntos de mayor interés para cualquier turista es la gastronomía y en especial el vino. Con denominación de origen y certificado de calidad, el vino riojano destaca por su sabor fresco, aromático, y su composición equilibrada, con los productos más naturales.

Rutas arqueológicas y el mejor vino te esperan en La Rioja
En su gastronomía destacan una gran variedad de platos autóctonos con cocidos y guisos elaborados a base de productos de la huerta. No puedes irte de La Rioja sin probar por ejemplo las pochas con codornices, el bacalao a la rioja o la trucha a la riojana, entre otros muchos platos.