Ruta mochilera por la Isla de Pascua
Viajar, todos los sabemos, no resulta barato… Aunque depende de cómo se viaje. La opción mochilera es perfecta para los jóvenes (de edad y de espíritu) y para cualquiera que tenga un presupuesto ajustado, pero ganas de adaptarse a las circunstancias.

Un viaje, por ejemplo, a la Isla de Pascua supone un gran desembolso; por eso merece la pena realizar una ruta interesante y barata, durante el tiempo que permanezcamos allí. Cuatro días con alojamiento y visitas, a un precio muy ajustado. ¿Queréis saber cómo hacerlo?

De camping

Ruta mochilera por la Isla de Pascua
La ruta fue comentada hace ya tiempo por la prestigiosa publicación Lonely Planet, Consiste en viajar a Rapa Nui (nombre aborigen de la Isla de Pascua) y permanecer en el lugar durante cuatro días por un coste que ronda los 250 euros para dos personas. El alojamiento más barato es, como en muchos otros lugares, el camping. El escogido por los viajeros fue el Camping Mihinoa, en la Bahía de Hanga Roa. Hay otro en el norte de la isla, entre Anakena y Ovahe, que es gratis; pero al parecer pertenece a los Rapa Nui y hay que ser “invitado” por ellos para poder pernoctar en él.

Atardeceres y cuevas

Durante los cuatro días de estancia, los viajeros alquilaron una moto para ver los lugares más interesantes. En la primera jornada la recomendación es quedarse cerca del camping y ver los puntos de interés más cercanos, desplazándose a pie. Por ejemplo, contemplar el atardecer sobre el complejo arqueológico de Tahai. Durante los días siguientes, la motocicleta (por cierto, la gasolina es muy barata) llevará a los turistas a cuevas como Ana Kakenga, Ana Te Pahu y Motu Tautara, donde se impone llevar linterna.

Moais y playas

Ruta mochilera por la Isla de Pascua
Otros lugares a no perderse son los mohais de sitios arqueológicos como Ahu Te Pehu y Ahu Akivi, y playas como Anakena y Ovahe. Los mohais más impresionantes son los de Ahu Tongakiri, donde merece la pena ver amanecer. Y para terminar, una visita al Volcán Rano Ruraku (en la foto), la cantera de donde se sacaron las piedras para esculpir los mohais; al “ombligo del mundo”, donde se dice que está el centro magnético de la tierra; y a la bella aldea de Orongo.