Rabat, la capital de Marruecos
Rabat es la capital de Marruecos, y la segunda ciudad más poblada de la región, además de una de las más interesantes desde el punto de vista turístico. Situada en la costa atlántica, y en la desembocadura del río Bu Regreg, la ciudad invita a los visitantes a disfrutar de una oferta cultural muy variada con espectaculares y soberbias construcciones. algunas de ellas típicas de la cultura árabe.

La primera visita recomendada es la torre Hassan, las ruinas de una espectacular mezquita que además fue el mausoleo de Mohamed V, donde reposan los restos de este emblemático rey, que fue el primer rey del Marruecos independiente.

Rabat, la capital de Marruecos
La necrópolis de Chella edificada en 1339 fue un antiguo poblado fenicio, cartaginés y romano. Todas estas culturas dan lugar a una zona muy interesante y digna de ser visitada por cualquier turista. Distintas excavaciones arqueológicas han revelado las huellas de una antigua ciudad romana, que albergaba un foro, una fuente monumental y un arco de triunfo, entre otros espacios igual de sorprendentes.

La Catedral de San Pedro de Roma es otro espectáculo para el visitante curioso que quiere conocer la arquitectura más sorprendente y soberbia del lugar. Destinado al culto católico, la edificación terminó de construirse en 1930, y la encontrarás en la Plaza del Golán.

Rabat, la capital de Marruecos
Perteneciente a la archidiócesis de Rabat, su asombrosa fachada es el ejemplo perfecto de la arquitectura de los años 30. Actualmente todavía mantiene sus funciones religiosas, y junto a la Iglesia española de San Francisco de Asís, son los dos únicos templos católicos existentes en Rabat.

Rabat, la capital de Marruecos
Si decides visitar la elegante y espléndida ciudad de Rabat, lo mejor es callejear por sus calles para descubrir los numerosos rincones y puntos de interés turísticos, disfrutando a la vez de su agradable clima templado oceánico, con inviernos suaves y veranos calurosos, pero frescos gracias a la brisa del océano Atlántico. Un consejo es que visites la ciudad durante los meses de septiembre a mayo, cuando las temperaturas son más agradables.