Qué ver en la costa de Portugal
La Costa Vicentina es un paraíso de ensueño, un refugio en el que dejar a un lado todas nuestras preocupaciones para disfrutar del contacto directo con la naturaleza, además de unos paisajes que te dejarán sin palabras. Así que empieza a preparar el equipaje para no perderte ningún lugar de interés de esta maravillosa región occidental de Portugal, que hará las delicias de los amantes del turismo rural.

Dos de los municipios más famosos y hermosos de la costa Vicentina, que no te puedes perder son Estoi y Sagres, así que toma buena nota de estos nombres. Te esperan un sinfín de monumentos y de actividades por realizar, además de saborear los platos más tradicionales de la gastronomía portuguesa.

Qué ver en la costa de Portugal
En Estoi podrás visitar su famoso palacete, las ruinas de la villa romana de Milreu, en las afueras de la localidad, o bien perderte por sus callejuelas, avenidas y plazas, rebosantes de encanto y de belleza arquitectónica, donde se respira tradición e historia. Mientras que en el municipio de Sagres te esperan monumentos tan emblemáticos como el Castillo de Sagres, unos impresionantes acantilados que cortan la respiración, y en los alrededores, el Parque Natural del Suroeste Alentejano y Costa Vicentina.

Qué ver en la costa de Portugal
Como puedes ver se trata de una propuesta vacacional 100% rural, marcada por unos espacios naturales de gran belleza y riqueza paisajística, por unos monumentos que reflejan la historia y la cultura de la región, además de una amplia variedad de deportes rurales. La actividad favorita de los turistas es el senderismo o trekking, que te ofrece la oportunidad de capturar instantáneas de gran belleza paisajística, además de sumergirte en el auténtico estilo de vida de los habitantes de la región.

Qué ver en la costa de Portugal
En definitiva, la Costa Vicentina es uno de esos lugares que todos deberíamos visitar al menos una vez en la vida, así que pregunta en tu agencia de turismo más próxima y empieza a preparar el equipaje. ¡No te olvides de la cámara de fotos!