Los puentes más altos del mundo
El ser humano siempre busca el “más difícil todavía”. Esta característica aparece ya en escritos milenarios como el Antiguo Testamento, con la famosa historia de la Torre de Babel. Programas televisivos como Megaconstrucciones nos están familiarizando últimamente con las estructuras más grandiosas creadas por el hombre, verdaderos prodigios de la ingeniería destinados a someter a la naturaleza.

Hoy vamos a ver cuáles son los tres puentes más altos del mundo. La verdad es que hay cierta polémica sobre los primeros puestos, relacionada con el punto desde el cual se mide la altura… Pero no cabe duda de que todos ellos son impresionantes.

Viaducto de Millau

Los puentes más altos del mundo
El puente más alto del mundo es el Viaducto de Millau, un puente con tirantes francés que salva el valle del Río Tarn cerca de la localidad de Millau, en el sur de Francia. En su concepción participó el prestigioso arquitecto inglés Norman Foster. Su altura, tomada desde su punto más alto (la cima de una de las torres) hasta la base de la estructura, es de 343 metros. Su tablero (lo que sería la plataforma por la que se circula) se eleva 270 metros del fondo del valle; si tomásemos esta altura como referencia, este viaducto no sería el más alto del mundo pero sí estaría entre los veinte primeros.

Puente sobre el Río Sidu

Los puentes más altos del mundo
El puente sobre el río Sidu o Puente Siduhe es otro de los puentes más altos de planeta. Se encuentra en la provincia china de Hubei, y aunque torres no son tan altas como para meterlo en la lista de los más elevados, la profundidad de la garganta que salva hace que la altura entre el tablero y el fondo del valle sea de nada menos que 496 metros sobre el río. Esto lo convertiría en el puente más alto del mundo. Aunque no lo sea, lo cierto es que probablemente sí sea el más espectacular.

Puente Russki

Los puentes más altos del mundo
En el podio de honor se encuentra también el Puente a la Isla Russki, una gran estructura que cruza el Estrecho del Bósforo Oriental y que se edificó en el año 2012. Actualmente es el símbolo oficial de la localidad rusa de Vladivostok. La altura de sus pilones laterales, de 324 metros, hizo de él el puente más alto del mundo hasta ser superado por el antes mencionado Viaducto de Millau. Actualmente, esta estructura es también el puente atirantado con mayor vano del mundo, por delante del Puente Sutong en China.