La paradisíaca isla de Rodas
El nombre de esta isla griega, situada en el Mar Egeo y cuya capital se llama exactamente igual, está asociado con la historia y la mitología. Porque en la ciudad de Rodas era donde se alzaba el famoso Coloso, una de las siete maravillas del mundo antiguo: la enorme estatua de bronce que guardaba el acceso al puerto y representaba a Helios, divinidad griega que representaba al Sol. Quizás hoy día no nos pareciera tan impresionante: su altura era de 47 metros base incluida, algo más pequeña que la Estatua de la Libertad de Nueva York.

Pero aunque el Coloso hace mucho tiempo que desapareció de la isla (destruido por un terremoto), en Rodas todavía quedan muchas bellezas por ver y descubrir. Y es que esta isla no es la más turística del Egeo, pero sí cuenta con algunas de las mejores playas de Grecia: es sin duda el lugar perfecto para disfrutar del mar, la historia y la tranquilidad.

Playas insuperables

La paradisíaca isla de Rodas
Las playas de arena dorada que salpican la costa de Rodas rivalizan unas y otras en belleza. Las más populares son sin duda las de la costa norte, por la proximidad con la capital y lógicamente, con el aeropuerto. Entre otras encontramos la playa de Elli, la de Kalithea (con un famoso balneario, y privada: hay que pagar para entrar en ella) y la de Faliraki, muy conocida por sus fiestas nocturnas. En la costa oeste, los amantes del sol y el mar disfrutarán de los arenales de la bahía de Lindos, un precioso pueblo pintoresco que aún guarda gran parte de su encanto.

La historia, a pie de calle

La paradisíaca isla de Rodas
Pero el viajero inquieto no se conforma solo con tomar el sol. En la misma ciudad de Rodas hay tanto que ver, que no daremos abasto: la Ciudad Vieja es la urbe medieval más grande de Europa, y cerca de ella se encuentra Mandraki, lugar donde se alzaba el Coloso. Otros puntos de interés son la Torre de San Nicolás, el Palacio del Gran Maestre (reconstruido en el siglo XX), la Iglesia de Santa María… Si salimos a recorrer otros puntos de la isla, además del hermoso pueblo de Lindos (que no permite el acceso de vehículos por la estrechez de sus callejuelas) también podremos visitar Asklipios, Monolithos y la Acrópolis de Layssos.