Palacio Peterhof en San Petersburgo
La palaciega y maravillosa ciudad de San Petersburgo ofrece al viajero curioso una completa oferta cultural con la que descubrir las construcciones más emblemáticas de la arquitectura rusa entre las que destaca el espléndido Palacio Peterhof, un mágico edificio que te dejará con la boca abierta.

Una visita imprescindible que no debes perderte si estás de vacaciones en San Petersburgo. Esta antigua residencia zarista se encuentra situada a 30 kilómetros de la ciudad y es una verdadera maravilla de la arquitectura, una obra de arte de inigualable belleza. La majestuosidad del lugar pone en evidencia el lujo y el esplendor de los antiguos zares.

Palacio Peterhof en San Petersburgo
Durante la Segunda Guerra Mundial, el lugar fue ocupado y devastado por el ejército nazi, hasta que tras su liberación en 1944, comenzaron unas obras que duraron más de setenta años para devolver la belleza y la ostentación a esta maravillosa residencia veraniega. En la actualidad todavía conserva ese aspecto grandioso y vistoso clásico de los zares.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el centro del conjunto está formado por el Palacio Grande que comprende la terraza marítima de estilo barroco, donde destacan unos espectaculares parques y fuentes.

Palacio Peterhof en San Petersburgo
Si estás planeando una visita a la ciudad de San Petersburgo si eres un gran aficionado a la arquitectura no debes dejar de visitar el Palacio Peterhof, un ejemplo del estilo artístico de Rusia y un verdadero espectáculo para los cinco sentidos. También puedes acercarte a la Estatua de Alejandro, a la Catedral de San Isaac y a otros muchos lugares de interés turístico.

Un paseo por la desconocida cultura rusa donde podrás ser testigo de cómo vivían los zares rodeados de belleza, lujo y esplendor. Por supuesto no te olvides de llevar la cámara de fotos, aunque ninguna cámara sea capaz de capturar toda la belleza de este Palacio veraniego.