Olite, la ciudad de los castillos de los cuentos
No hay mejor forma de definir Olite que decir que es donde se construyeron los castillos de los que se habla en los cuentos infantiles. ¿Recordáis el castillo de Cenicienta que es la insignia de los parques de Walt Disney? Pues las torres en forma de pico recuerdan a las de esta pequeña localidad navarra.

Olite se encuentra a 40 kilómetros al sur de Pamplona y es el mayor ejemplo del gótico civil de Navarra. Durante la Edada Media sus muros cobijaron a reyes y aún conserva parte de esa esencia y que ha ayudado a que se considere un monumento nacional.

Hoy en día el castillo es el principal recurso turístico con el que cuenta Olite y alrededor del mismo se extiende toda la ciudad que comparte el estilo medieval con el palacio. En realidad son dos los palacios que hay, pero están pegados uno al otro. Uno de ellos, el que data de los siglos XII y XIII, ha sido reconvertido en parador de turismo. El más actual, que data de de los siglos XIV y XV, puede ser visitado con guía.

Las casas de piedra y poca altura proliferan en Olite, conformando un lugar con encanto por el que pasear. Proliferan los escudos de armas en las fachadas y arcos góticos que traslada al visitante a años atrás. En el casco urbano existen dos iglesias que merecen una visita en el recorrido peatonal que se puede realizar por la localidad.

Olite, la ciudad de los castillos de los cuentos

Fiestas y vino

En el aspecto cultural Olite también mantiene ese espíritu medieval. Cuenta con unas fiestas populares que recuerdan a siglos atrás un un festival de teatro clásico que saca los espectáculos a la calle. Otro de los momentos álgidos del años en esta localidad es la vendimia, dada la cantidad de bodegas que hay en la zona, y que cuenta con su propia fiesta.