Ohrid, un destino maravilloso y desconocido
El mundo está lleno de ciudades increíbles que pasan prácticamente inadvertidas entre los viajeros, ya que no pueden evitar que las grandes capitales turísticas como París, Nueva York, Roma, Londres, Pekín y tantas otras les hagan sombra. Pero el viajero inquieto siempre agradece conocer lugares que se encuentran fuera de las rutas habituales, como es el caso de la maravillosa ciudad de Ohrid.

Esta ciudad se encuentra en la República de Macedonia, un país ubicado en la Península de los Balcanes, en el sureste de Europa. Además de su gran belleza, el entorno en el que se encuentra (a orillas del Lago Ohrid) la convierte en el destino ideal para quienes quieran compaginar naturaleza, arte y cultura.

La enorme belleza de Ohrid hizo que en el año 1980, su casco histórico fuera declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Cuenta con 42000 habitantes y es la séptima ciudad en importancia del país: su pequeño tamaño es perfecto para el viajero, ya que permite poder recorrer a pie las calles y llegar cómodamente a todos los puntos de interés. A pesar de ser pequeña esta ciudad cuenta con la friolera de trescientas sesenta y cinco iglesias, una por cada día del año, lo que hace que se la conozca como “la Jerusalén de Macedonia”.

Estas iglesias y las bellas casas que les acompañan son las responsables de la belleza de Ohrid. Pero como ya hemos comentado, su entorno natural también influye: el magnífico Lago Ohrid (en la fotografía) y las montañas que rodean a la urbe, con alturas que rondan los 2800 metros, son un escenario impresionante que no desmerece en absoluto la arquitectura de la población. Si viajas a Ohrid no dejes de visitar la iglesia de Santa Sofía y el Monasterio de San Naum, así como el Viejo Bazar, las Fortificaciones, el Teatro Antiguo, la Galería de Iconos y el Lago, que forma parte del Parque Nacional Galicica y también se encuentra protegido por la UNESCO.