Naturaleza viva en Surinam
A Surinam se lo conoce más bien por su antiguo nombre: Guayana Holandesa. Este joven país está situado en la zona norte de Sudamérica, y sus límites son el Océano Atlántico al norte, la Guayana Francesa al Este y Brasil al Sur. Su privilegiada ubicación hace que su territorio esté plagado de magníficos escenarios naturales y costas con las playas más impresionantes.

Con alrededor de 550000 habitantes, Surinam se viene destacando en los últimos tiempos por el esfuerzo que está haciendo su gobierno de cara al ecoturismo. Su potencial es enorme, y desde los años 70 la nación intenta promover las alternativas sostenibles para la protección del bosque tropical.

Patrimonio Natural de la Humanidad

Naturaleza viva en Surinam
A través de los bosques tropicales que conforman estas y otras reservas se han construido pasarelas y caminos destinados a hacer senderismo, que conducen a cascadas tan bellas como la que podéis ver en esta imagen. En el año 2000 la Reserva Natural Central de Surinam pasó a formar parte del la lista de lugares Patrimonio Natural de la Humanidad de la UNESCO: es el bosque tropical y el sistema fluvial deshabitado mejor conservado del planeta. Por esta razón, Surinam está considerado uno de los enclaves más valiosos a nivel mundial en lo que a biodiversidad e interés natural se refiere.

Bosques tropicales, cultura y playas

Naturaleza viva en Surinam
Gran parte de los parajes de Surinam gozan de una conservación excelente, con una cualidad salvaje que ya es rara de encontrar en muchos otros parajes de Sudamérica. Además, la cultura de este país es también muy atractiva al constar de una colorida mezcla de rasgos asiáticos, europeos y amerindios. Entre las reservas naturales que se pueden visitar en Surinam destaca el Parque Natural Brownsberg, situadn en Brokopondo, a unos ciento treinta kilómetros al sur de Paramaribo (la capital del país). En este lugar, el lago artificial destinado al acopio de agua que fue generado mediante la construcción de la presa de Affobaka se puede divisar desde la meseta central, con unas vistas espectaculares. Por otra parte, la Reserva Natural de Galibi, al nordeste del país, ofrece hermosas playas en las cuales desovan distintas especies de tortugas entre febrero y agosto.