Monte Fuji, la cima más alta de Japón
El monte Fuji es un volcán que, con sus 3.776 metros de altura, constituye la montaña más alta del país. Es todo un símbolo nacional y lo reconoceréis en cuanto lo veáis en las fotografías, ya que es uno de los recursos de diseño más famosos de Japón.

Está en la región de los Cinco Lagos, al oeste de Tokio y no demasiado lejos, y es un lugar que no podéis perderos cuando viajéis a Japón. Además, si os gusta practicar la escalada, podéis subir hasta la cima del monte Fuji.

Un símbolo de la cultura japonesa

Monte Fuji, la cima más alta de Japón
El Monte Fuji está presente en el arte y el diseño nipón, y se ha convertido en uno de los enclaves más turísticos del país. A los pies del volcán se extiende la región de los Cinco Lagos, una zona natural con lagos, cascadas y grutas. Acercarse hasta allí para disfrutar de la vista del volcán, subir en el teleférico y hacer un pequeño crucero por alguno de los lagos son actividades muy interesantes. Además, conoceréis un paraje natural de gran belleza.

Pero no sólo es interesante para los turistas. El monte Fuji es un destacado símbolo para los propios japoneses. De hecho, durante la semana Obon, que tiene lugar entre el 12 y el 20 de agosto, miles de personas acuden en peregrinación al monte Fuji, y lo escalan para conmemorar a sus antepasados.

Escalar el volcán

Monte Fuji, la cima más alta de Japón
Si lo que queréis es escalar el monte Fuji, lo mejor es planificar el viaje durante el verano, en los meses de julio o agosto, cuando no está cubierto por la nieve y las condiciones climatológicas son mejores. Se tarda entre 6 y 8 horas y hay cuatro rutas posibles para escalar el Fuji, divididas en varias estaciones.

Una de las rutas de ascensión más frecuentes es la de Kamaguchiko-Yoshidaguchi. Hasta la quinta estación de este camino (a 2.305 metros de altitud) se puede ascender en autobús, y mucha gente va hasta allí npara disfrutar de las vistas del monte.