el-monasterio-del-nido-del-tigre-en-butan
Después de contemplar la impresionante ubicación del Monasterio del Nido del Tigre en Bután, resulta asombroso descubrir que semejante construcción se realizara en el año 1692. Pero, efectivamente, así fue.

Situado en un espectacular acantilado, el monasterio nos regala unas vistas que cortan la respiración. Desde luego, un lugar no apto para cualquier viajero. ¿Nos acompañas?

Un templo sagrado

El Monasterio del Nido del Tigre en Bután presume de ser uno de los templos más bonitos y espectaculares de Asia. Y puede que también del mundo entero. Al menos, por su impresionante ubicación.

el-monasterio-del-nido-del-tigre-en-butan
El monasterio está construido a unos 3.000 metros de altura, en el valle sagrado de Paro. Se trata de un monasterio sagrado donde budistas del Himalaya vienen a meditar en busca de paz y descanso.

Cómo acceder al templo

Lamentablemente, el acceso está bastante restringido. Así que visitarlo no te resultará nada fácil. A pesar de ello, el templo se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Bután.

el-monasterio-del-nido-del-tigre-en-butan
Su acceso es todo un reto para los viajeros, ya que solamente es posible acceder a este templo a pie o a caballo. Hay una senda de unos 3 kilómetros que llega hasta el monasterio, desde el valle de Paro.

Riqueza arquitectónica y leyenda

Encaramado al acantilado, el templo nos regala unas visitas de sobrecogedora belleza y una leyenda mágica. Según cuentan, el segundo buda voló hasta este lugar a lomos de un tigre, donde luchó contra demonios. De ahí viene el nombre de este templo que en la actualidad es uno de los lugares más importantes de Bután.

el-monasterio-del-nido-del-tigre-en-butan
Un templo de grandes dimensiones y de gran belleza arquitectónica, cuya decoración culmina con imágenes doradas del buda que dio lugar a esta leyenda. Un lugar en el que relajarse, meditar y maravillarse con sus impresionantes vistas paisajísticas. Desde luego, sobran los motivos para viajar hasta aquí.