Mdina, la Ciudad del Silencio
El archipélago de Malta es uno de los destinos más populares en el Mediterráneo, por muchas razones: el clima es excepcional, la vida nocturna de algunas de sus ciudades es famosa internacionalmente y sus costas invitan al baño y al buceo como pocas. La isla de Gozo y la propia Malta son paraísos cercanos, que además resultan muy económicos para viajar.

Además de turismo de playa, Malta también tiene infinitas posibilidades en cuanto a cultura se refiere. Hay en Malta ciudades impresionantes, tan bellas que se han convertido en escenarios de series de televisión de fama mundial. Y sin duda, la más famosa es Mdina.

”Juego de Tronos”

Mdina, la Ciudad del Silencio
Mdina fue capital de Malta hace cientos de años, y hoy día este lugar todavía conserva vestigios de su grandeza. Su espectacularidad ha hecho que fuera escogida para rodar escenas de la famosísima serie “Juego de Tronos”, todo un fenómeno de masas. La ciudad es de origen árabe y muchos viajeros la consideran la más bella de Malta. De tipo amurallado, se alza en una colina en el centro de la isla de Malta, y en el año 2011 su población ronda los trescientos habitantes. Esta ciudad tiene románticos apodos, entre ellos “la ciudad del silencio”.

La Catedral y el Mirador

Mdina, la Ciudad del Silencio
Las calles de Mdina están jalonadas por casonas, palacios y construcciones señoriales que datan del siglo XV, cuando la ciudad gozaba de la capitalidad, antes de ser desbancada en su puesto por La Valeta. En el año 1700 aproximadamete, parte de la ciudad fue destruida por un terremoto; entre otras construcciones desapareció una iglesia normanda. Sobre ella se edificó lo que a día de hoy es uno de los símbolos de Mdina: la Catedral de San Pablo. En la zona hay un mirador al que merece la pena acudir para ver la isla casi en su totalidad. Y no os perdáis el recorrido nocturno por sus antiguas calles: la acertada iluminación, el silencio y la piedra centenaria os dejarán una huella imborrable.