Mdina, la Ciudad del Silencio