Los mejores destinos culturales
Las innumerables propuestas vacacionales que nos ofrecen las agencias de viaje están dirigidas a un público muy amplio y muy diverso, desde los eternos románticos, hasta los más aventureros y atrevidos, sin olvidar a los amantes de la historia y de la cultura más antiguas, a los incondicionales de la naturaleza más rural y a las familias que buscan un destino vacacional ideal para el disfrute de los pequeños de la casa.

No cabe duda de que las posibilidades son muchas y muy diferentes, pero en esta ocasión viajaremos por los rincones más culturales e interesantes de la geografía mundial, y en concreto de nuestro viejo continente. Las paradas obligatorias son la ciudad italiana de Roma, que fue considerada la civilización más importante y poderosa de la historia contemporánea, con emblemáticas construcciones como el Coliseo o el Foro Romano, entre otros muchos edificios. La bella y romántica París es otra visita muy recomendable, gracias a la Catedral de Nôtre Dame, la Basílica del Sacre-Coeur y el cementerio de Père-Lachaise, entre otros lugares.

Los mejores destinos culturales
Si viajamos un poco más lejos, nos acercaremos a la ciudad de Budapest en Hungría, un territorio con una gran riqueza histórica que se refleja a la perfección en cada uno de sus edificios como la Plaza de los Héroes, el Parque de las Estatuas, el Castillo de Buda o el Museo Nacional.

En Croacia se encuentra otro gran regalo para los amantes de la cultura y de la historia más antigua. La ciudad amurallada de Dubrovnik conserva su tradición medieval que se encuentra viva y muy bien conservada en su catedral que data del siglo XVII, además de su majestuoso el Monasterio Franciscano del siglo XIV en cuyo interior encontrarás un sinfín de objetos sagrados.

Para terminar nuestra ruta cultural no podemos olvidarnos de visitar la ciudad de Brujas en Flandes Occidental, Bélgica. Un inolvidable conjunto artístico, arquitectónico e histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, donde se dan cita numerosos construcciones históricas como abadías y casas del siglo XV, entre otros muchos edificios.