Los lugares más románticos del mundo
Seguramente, al leer el título de este post pensarás de inmediato en lugares como las Cataratas del Niágara, la orilla del Sena en París, el Puente de los Suspiros en Venecia… Desde luego, no cabe duda de que éstos y muchos otros lugares se han ganado a pulso la calificación de románticos por su belleza o la historia que los rodea. Pero en este post vamos a ir un poco más lejos y a buscar otros sitios que, si bien quizás no sean tan conocidos, sí son igual de románticos e incluso más.

Cuatro lugares de gran belleza que han sido testigos de historias de amor, reales o imaginadas, algunas con un final trágico que las hace aún más bellas…

El primer destino de nuestro recorrido romántico es el balcón de la Casa de Julieta, en Verona. Este palacio medieval perteneció a una familia de apellido Dal Capello, que inspiró la inmortal historia de los amantes de William Shakespeare. A pesar de su romántico aspecto, la verdad es que en este balcón mal pudo declamar su amor Julieta; fue añadido al palacio a principios del siglo XX para acrecentar la leyenda.

Los lugares más románticos del mundo
Éste es el Museo de las Relaciones Rotas, situado en Zagreb, Croacia. Si pensabas que había museos raros en el mundo, éste aún te sorprenderá más… El museo comenzó con la ruptura de la pareja formada por Drazen Grubisic y Olinka Vistica. Al no saber lo que hacer con algunas cosas que no sabían cómo repartir, decidieron poner en común sus recuerdos y mostrarlos. Así nació el museo, que después se ha ido completando con aportaciones de otros corazones rotos. En él hay una sala en la cual los visitantes pueden grabar su propia historia, siempre que sea de desamor.

Los lugares más románticos del mundo
Este impresionante paraje se llama Champagne Bay y se encuentra en Espiritu Santo, la más grande del archipiélago de Vanuatu, situado en el Pacífico. ¿Es un lugar romántico? Sin duda, porque en él se rodaron algunas escenas de la famosa película “El Lago Azul”, que contaba la historia de amor sin trabas entre dos adolescentes abandonados en una isla paradisíaca. La magnífica fotografía de Néstor Almendros hizo el resto…

Los lugares más románticos del mundo
Para terminar, un lugar con una historia trágica y real. Es la Quinta das Lagrimas, situada en Coimbra y que antiguamente fue la finca de recreo del infante Pedro de Portugal y su familia. Inés de Castro, dama de compañía de la esposa de Don Pedro, fue objeto del amor del infante y le correspondió. Se veían en secreto en los jardines de este palacio hasta que el padre de Don Pedro, el rey Alfonso IV, ordenó asesinar a la joven gallega a pesar de que tras enviudar, Don Pedro la había desposado en secreto. En la fotografía podéis ver la fuente donde fue degollada doña Inés, cuyo cadáver después exhumó Don Pedro para coronarlo ante sus súbditos.