Las Gargantas del Yangtzé en China
China es un país tan inmenso y lleno de cultura, que harían falta muchas vidas para poder conocer todo lo que tiene que ofrecer al viajero. Si la Gran Muralla China es probablemente su icono monumental, es posible que en cuanto a valor paisajístico sean las Gargantas del río Yangtzé las que se lleven el gato al agua…

Presentes en muchas películas, estos espectaculares puntos panorámicos se extienden a lo largo del río del mismo nombre, ocupando un tramo de más de 200 kilómetros que crean un entorno impresionante y sobrecogedor.

El Yangtzé es el río más largo de China y el tercero del mundo, con permiso del Nilo y el Amazonas. Se extiende desde el Tibet hasta Shangai, donde se encuentra su desembocadura, en el mar de la China Oriental. Merece la pena apuntarse a un crucero de los que recorren las gargantas, para poder contemplar desde su mismo pie las espectaculares alturas que alcanzan los 1800 metros. A pesar de que la Presa de las Tres Gargantas hizo subir el río alrededor de 175 metros, aún así las Gargantas siguen siendo algo increíble.

Los cruceros van desde Chongqing hasta Yichang, localidad en la que se alza la majestuosa Presa, la más grande del mundo. La primera garganta se llama Qutang Xia y recorre ocho kilómetros, permitiendo a los pasajeros de los barcos distinguir inscripciones antiguas en la roca. La siguiente se llama Wu Xia y desde este lugar se puede tomar otra embarcación más pequeña para visitar las Tres Gargantas Menores. La garganta de Wu Xia abarca 45 kilómetros y es probablemente la más espectacular, con sus famosos “doce picos” que alcanzan alturas de vértigo.

La última garganta se llama Xiling y su extensión es de 75 kilómetros. En ella se puede visualizar la poética cueva Sanyou y admirar el Templo Huangling. El trayecto termina en la Presa de las Tres Gargantas, que cuenta con un sistema de esclusas que permiten atravesarla.