Las enigmáticas Líneas de Nazca
Perú es un país que lo tiene todo para el viajero. Impresionante naturaleza, cultura y tradición por doquier y yacimientos arqueológicos tan espectaculares como Machu Picchu. Son enclaves de todos conocidos, cuyo misterio aún está por resolver… Y hablando de Perú y de Misterios, hoy quiero dedicar mi artículo a las Líneas de Nazca, uno de los enigmas más célebres de la historia de la Humanidad.

Vaya por delante que el enigma cada vez lo es menos, ya que los arqueólogos e historiadores van desvelando paso a paso algunos de los misterios de Nazca. Lo que sí es cierto es que estas líneas suponen uno de los espectáculos más bellos e inquietantes que podamos imaginar.

Visibles desde las colinas

Las Líneas de Nazca están situadas en el desierto del mismo nombre, en una región conocida como Pampas de Jumana. Se sabe que las trazaron los nazcas, y en total forman varios centenares de diseños: figuras animales y antropomorfas, pero también siluetas de inspiración vegetal geométricas y arabescos. Los geoglifos de Nazca son a día de hoy Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y llegan a cubrir un área de alrededor de ochocientos kilómetros cuadrados. Aunque la “leyenda” dice que los geoglifos solo se pueden ver desde el aire, en realidad fueron descubiertos en 1927 por un arqueólogo que subió a una colina cercana.

¿Hombre o astronauta?

Las enigmáticas Líneas de Nazca
La perfección de las líneas, tanto de los trazados como de la proporción de las figuras, es probablemente lo que más llama la atención de esta gran obra. Los nazcas demostraron en su ejecución un gran dominio de la geometría. En los años 60 y 70 causó furor la teoría de que las líneas eran pistas de aterrizaje de naves extraterrestres, hipótesis hoy totalmente descartada por la ciencia. Entre los geoglifos, uno de los más famosos es el que representa a una figura antropomorfa (sobre estas líneas) en el que muchos han querido ver un astronauta… Misterio o historia, las Líneas de Nazca siguen siendo uno de los lugares mágicos de nuestro planeta.