Las Bardenas Reales, un paisaje de contrastes