La Rioja tiene mucho que enseñarte
Al norte de España encontramos una región con nombre de vino que enamora a aquellos que se deciden a visitarla. Porque La Rioja no sólo es Logroño, sino que tiene mucho más, como se puede ver durante este año en la muestra “La Rioja Tierra Abierta” que se expone en Haro.

¿Sabías que la lengua castellana nació en La Rioja? Por tanto, está genial comenzar la visita en los Monasterios de Suso y Yuso en San Millán de la Cogolla donde se encontraron las primeras Glosas Emilianenses. Una parada reconocida por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Por supuesto, pensar en esta región es pensar en el mundo del vino. Y es que La Rioja es mundialmente reconocida por sus vinos y por su Denominación de Origen Rioja. Son muchas las ciudades que deben su riqueza a este sector, por lo que se ven más que involucrados en mostrarlo al turista. Así podemos visitar bodegas, conocer cómo se hace el vino o incluso disfrutar del enoturismo, en el que el vino es el protagonista. ¿Te imaginas mimarte en una sesión de SPA con vino? En La Rioja es posible.

La Rioja tiene mucho que enseñarte
Y junto con el vino, no podemos desvincular la importancia de la gastronomía. En La Rioja son famosos sus bares de pinchos, así como sus patatas con chorizo, las chuletitas de cordero o los caparrones. Platos contundentes con los que disfrutar de la vida.

Y para “bajar” la comida, nada mejor que los paseos que podemos realizar por sus parajes naturales. Parques, bosques, zonas verdes… En La Rioja, la riqueza natural es tal que se puede disfrutar en rutas específicas para conocerla.

Para esos momentos en los que no te puedes permitir cruzar el charco con Continental Airlines u otras aerolíneas, cuando no tienes tiempo más que para disfrutar de un viaje de fin de semana, La Rioja se convierte en una opción más que suculenta.

En La Rioja encontrarás un respiro ideal para tomar fuerzas.