La playa más salvaje de Portugal
La costa alentejana del país vecino es tan sólo una de las muchas bellezas que atesora Portugal. Esta costa, bastante desconocida por los viajeros, se encuentra en el sur del país, por debajo de Lisboa y extendiéndose hasta el Cabo de San Vicente (la “barbilla” de la Península). Llena de enormes playas de dunas, pueblos donde el tiempo se detiene, gentes hospitalarias y un turismo realmente escaso, es probablemente una de las zonas costeras más especiales de Europa.

La playa que veis sobre estas líneas es uno de los grandes atractivos del Parque Natural de la Costa Alentejana. ¿No os parece espectacular? Pues si queréis saber dónde está y cómo se llama, seguid leyendo…

El nombre de este arenal es Playa Amado y se encuentra en el pueblo de Carrapateira. Quienes busquen el típico resort playero con el “todo incluido”, la discoteca, los chiringuitos y los turistas ya pueden dejar de leer, porque este lugar es todo lo contrario. Meca de los amantes del surf, en el pueblo de Carrapateira hay unas cuantas casas, algún hotel, unos pocos restaurantes y (eso sí) tiendas y una escuela de surf. Los precios del alojamiento y los restaurantes son tan alucinantes como las vistas sobre la playa

Carrapateira pertenece al municipio de Aljezur, que se encuentra a unos 250 kilómetros de Lisboa. Este lugar está plagado de playas de gran belleza, que sin embargo también tienen sus desventajas: el agua está fría y el mar es bravo. Sin embargo su gran tamaño, la naturaleza prácticamente virgen que las rodea y la tranquilidad que en ellas se disfruta puede hacer que el viajero se sienta como el mismísimo Robinson Crusoe. Y atención: obre el acantilado de Playa Amado hay un restaurante llamado Sitio do Forno, donde la cocina a buen precio se combina con las mejores vistas.