la-playa-mas-bonita-de-cantabria
Ya sea en pleno verano, bajo los cálidos rayos de sol, o durante la temporada de invierno, cualquier momento del año puede ser bueno para disfrutar de un día de playa. Y si esa playa es la de Covachos, en Santander, con más motivo.

Su acceso resulta especialmente difícil debido a las rocas, aunque el esfuerzo se ve recompensado por las extraordinarias vistas que nos ofrece la playa de Covachos. ¿Te vienes a dar una vuelta?

Rocas calizas y belleza paisajística

Con una longitud de 600 metros, la playa de Covachos es un rincón único en la Costa del Cantábrico. Próxima a la ciudad de Santander, concretamente en la localidad de Soto de la Marina, la playa de Covachos tiene un islote que está unido a la tierra a través de un camino al que solamente podemos acceder en la bajamar.

la-playa-mas-bonita-de-cantabria
Dividida en dos por una zona especialmente rocosa, esta playa tiene una pendiente de lo más pronunciada que nos obsequia con una gran belleza paisajística y con una gran diversidad biológica. Sin embargo, este paisaje también dificulta el acceso a la playa.

Una playa acantilada

A pesar de todo, la playa de Covachos es una visita obligada para todos aquellos turistas que están pensando acercarse a Cantabria. Por algo esta playa está considerada como una de las más bonitas e impresionantes de Cantabria.

la-playa-mas-bonita-de-cantabria
Rodeada por un acantilado, solamente podemos acceder a la playa a través de unas escaleras. Aunque debido a las fuertes mareas, es necesario ayudarse de cuerdas para entrar y salir de esta playa.

El broche final lo pone una cascada de agua que no está del todo clara si es filtrada o de origen natural. En cualquier caso, no hay duda de que es un verdadero espectáculo de la naturaleza donde belleza, naturaleza y relax son el secreto de su éxito. Y si practicas nudismo, no olvides que en la playa de Covacho se permite esta práctica.