La Iglesia ortodoxa más grande de Europa
Puede que la ciudad serbia de Belgrado no sea uno de los destinos vacacionales más solicitados en la mayoría de las agencias de viajes, pero desde luego su amplia oferta cultural no tiene nada que envidiar a los países más visitados del mundo. Su gran variedad de museos y de galerías de arte, además de una vida nocturna muy animada y una arquitectura donde se dan cita modernidad, diseño y tradición, convierten a la capital de Serbia en una visita obligada para todos aquellos viajeros curiosos que quieren disfrutar de una ciudad tan encantadora, como fascinante.

Así que si estás planeando una escapada a Belgrado te recomiendo que no te olvides de visitar uno de los monumentos favoritos de los turistas, el Templo de San Sava. La iglesia ortodoxa presume de ser la más grande de Europa, además de una de las más grandes de todo el mundo. Si te animas a visitar el Templo de San Sava no olvides hacer una pequeña donación, ya que la construcción recibe ofrendas voluntarias con el fin de financiar su construcción, que comenzó en 1935 y todavía no está terminada.

La Iglesia ortodoxa más grande de Europa
Su hermosa fachada de mármol blanco y granito es un auténtico regalo para la vista que merece ser fotografiado, así que no te olvides de la cámara de fotos. Sus espectaculares dimensiones con una cúpula de 70 metros de altura y con una capacidad para albergar a 10.000 personas, es lógico que el Templo de San Sava ostente el título de la iglesia ortodoxa más grande del viejo continente. Un espectáculo que no te puedes perder, sobre todo si eres un gran amante de la arquitectura y de la desconocida cultura de otros países te recomiendo visitar Belgrado, porque está demostrado que los turistas que visitan la ciudad, a menudo repiten.