La Habitación del Silencio
En el mundo hay muchos lugares, monumentos y memoriales erigidos en homenaje o representación de casi cualquier cosa, personaje o concepto. Por ejemplo, como curiosidad podemos señalar que el único monumento erigido al Diablo del mundo está en nuestro país, en el centro de Madrid… Sin tener que llegar a extremos tan siniestros, podemos encontrar lugares dedicados a conceptos tan abstractos o espirituales como, por ejemplo, el Silencio.

En el año 1994 se decidió habilitar un espacio conocido como Habitación del Silencio, totalmente aconfesional, donde disfrutar de este bien tan escaso en nuestros tiempos. Un recinto donde el silencio y la paz sean constantes y al alcance de todos. ¿Queréis saber dónde se encuentra?

La Habitación del Silencio (Raum der Stille es su nombre original) se halla en la ciudad de Berlín, justo bajo la celebérrima Puerta de Brandenburgo, en el centro de la Plaza de París. Esta curiosa habitación no suele ser muy visitada ya que hay cientos de viajeros que desconocen su existencia, pero la verdad es que merece la pena hacer un alto en el recorrido turístico para disfrutar de lo que la estancia ofrece en cantidad: silencio. Se trata de una pequeña sala con diez sillas, sin ventanas y con iluminación tenue, en cuyos muros es posible leer la palaba “paz” escrita en cuarenta y cuatro idiomas distintos.

La Habitación del Silencio también se encuentra decorada con un tapiz de color oscuro con una representación del sol, y sobre el pavimento también hay una roca blanca. La Habitación comenzó a diseñarse en Berlín Oriental el año 1988. Tras la reunificación alemana de 1990, la idea de crear este espacio en un área que antes era fronteriza se transmitió a la población de la zona oeste de la urbe. La Habitación del Silencio de Berlín es similar a la original, que se habilitó en 1954 en el edificio de las Naciones Unidas de Nueva York y aún se encuentra en uso.