La ciudad más bella de Japón
Japón tiene ciudades para todos los gustos e intereses. Si buscamos cultura, lo mejor es ir a Kyoto; si queremos la modernidad más vertiginosa, Tokio nos abrirá sus puertas y su corazón. Pero hay muchas otras urbes llenas de belleza que son algo más desconocidas. Es el caso de Nara, la que probablemente sea la ciudad más hermosa del país del sol naciente y que además, fue la primera capital de Japón, allá por el año 710 d.C.

Japón no es un país grande y es fácil llegar a sus distintos puntos en poco tiempo. Nara está a aproximadamente una hora en coche de Kyoto y Osaka, y su maravillosa arquitectura se combina con los templos y santuarios que la jalonan para ofrecer al viajero una experiencia inolvidable.

La ciudad más bella de Japón
Algunos de los templos de Nara son famosos a nivel mundial. Por ejemplo el Templo Todaji, el más grande de Japón, que alberga la impresionante estatua de Daibutsu, un Buda de casi quince metros de altura. Como sucede con muchos templos antiguos del país, el actual ha sido reconstruido varias veces aunque su belleza sigue siendo impresionante. A modo de curiosidad, señalar que junto al buda hay una columna con un amplio agujero: la leyenda dice que quien consiga atravesarlo gozará de plenas bendiciones en el otro mundo. Muchos turistas se han quedado atorados en el intento…

El Templo Horyuji es el templo de madera de mayor tamaño de Japón, y es Patrimonio de la Humanidad desde 1993, además de Tesoro Nacional. No está en la ciudad de Nara sino en sus proximidades, a unos doce kilómetros del centro. Otro lugar que no hay que perderse es Kasuga Taisha, una capilla que es célebre por las fiestas de los farolillos que se celebran en agosto y febrero. Esta construcción se encuentra en el Parque de Nara, al igual que el Templo Todaji. Y por supuesto, no podemos dejar de visitar otros preciosos templos como Yakushiji o Toshodaiji, además del barrio tradicional de Naramachi, donde es posible entrar en una casa antigua (Naramachi Koshi-no-ie) y visitarla gratis.