La ciudad más antigua del mundo
Si quieres hacer un viaje especial en un lugar inolvidable y de ensueño, tu destino perfecto es Damasco. La capital de Siria está considera la ciudad habitada más antigua del mundo, lo que te garantiza la posibilidad de admirar la belleza de algunos de los monumentos más importantes del mundo contemporáneo, como por ejemplo la tumba de Saladino que fue un gran defensor de la Tierra Santa durante las célebres cruzadas.

Otro ejemplo que demuestra el valor histórico de este territorio es que la Ciudad Antigua de Damasco está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y desde luego motivos no le faltan, ya que alberga numerosas construcciones de incalculable riqueza arquitectónica e histórica que harán las delicias de los eternos enamorados de la cultura más antigua y sus diferentes formas de expresión.

La ciudad más antigua del mundo
Para descubrir el edificio más emblemático de la región tendrás que acercarte hasta la parte más vieja de Damasco, donde tendrás la oportunidad de contemplar la majestuosidad de la Mezquita de los Omeyas, también conocida como Gran Mezquita de Damasco. Considerada la más importante de toda la capital siria, la edificación es el cuarto lugar más sagrado del Islam.

Y para terminar tu pequeño recorrido por todos los rincones de esta mágica y legendaria ciudad puedes acercarte al Museo Nacional de Damasco, en el que serás testigo de algunos de los objetos más hermosos y antiguos que no tendrás oportunidad de volver a contemplar.

El museo está considerado como la galería más importante de Siria y es una de esas visitas obligadas que no pueden faltar en tu agenda de viaje. Una oportunidad perfecta para descubrir los tesoros más inolvidables y emblemáticos de nuestro mundo, dignos de ser visitados al menos una vez en la vida, así que empieza a ahorrar dinero y no te olvides de la cámara de fotos.