La ciudad con más rascacielos del mundo
¿Eres un apasionado de la arquitectura y de los edificios modernos e innovadores de esos que hacen que nos preguntemos cómo puede el ser humano construir semejante grandiosidad? Si es así, existe un rincón del planeta que debes visitar en algún momento de tu vida porque seguro que no te arrepientes. Estoy hablando naturalmente de la ciudad que nunca duerme, Nueva York.

En la actualidad es una de las capitales mundiales de la arquitectura moderna, y prueba de ello es que se trata de la ciudad con mayor número de rascacielos de todo el mundo. Si te animas a cruzar el charco y visitar Nueva York podrás admirar la espectacularidad de los cerca de 4.493 edificios de estas características que encontrarás en uno de los territorios con mayores aglomeraciones urbanas. Otro aspecto que también la atención es el estilo de sus edificios donde se aprecian detalles muy diversos, por ejemplo el rascacielos Woolworth es de estilo neogótico, mientras que el edificio Chrysler es una magnífica y emblemática obra arquitectónica art decó.

La ciudad con más rascacielos del mundo
Seguro que en más de una ocasión has tenido la oportunidad de admirar la belleza de cualquiera de estos magníficos edificios que han protagonizado numerosas series de televisión, películas y documentales. Sin embargo, la mejor forma de conocer estos rascacielos es visitarlos, en lugar de contemplarnos en imágenes, porque ninguna cámara fotográfica es capaz de capturar toda la inmensa grandiosidad de su soberbia arquitectura. Otro de los edificios más característicos de Nueva York es el edificio Seagram en pleno corazón de la ciudad, en Park Avenue, que es el ejemplo perfecto de una arquitectura más moderna y de estilo internacional.

La ciudad con más rascacielos del mundo
A lo largo de tu recorrido no debes olvidarte de visitar el mítico Empire State situado en la Quinta Avenida, y que está considerado por algunos ingenieros como una de las Siete Maravillas del mundo moderno. Todos estos rascacielos y muchos más te esperan para ser descubiertos y fotografiados, así que no olvides de meter en tu maleta la cámara de fotos, lo primero de todo.