La Catedral de San Basilio, protagonista de la Plaza Roja