La Catedral de la Asunción te espera en Moscú
La capital de Rusia, Moscú, es una ciudad vanguardista y sorprendente con un gran número de edificios y construcciones de lo más singulares y repletos de historia, cuya arquitectura demuestra el poderío y la belleza de un país tan majestuoso como desconocido.

Uno de los edificios que más me han llamado la atención de todo el mundo, además del Kremlin de Moscú y de la Catedral de San Basilio, que parece salida de un cuento de hadas de mi imaginación, es la Catedral de la Asunción.

La Catedral de la Asunción te espera en Moscú
Aunque a simple vista no es un edificio tan espectacular como los anteriores, personalmente me resultó fascinante. Su construcción fue relativamente corta, de 1475 a 1479, un dato insólito si nos fijamos en otras edificaciones que han necesitado incluso más de una década para colocar el último ladrillo. Un ejemplo más para demostrar la enorme eficacia y labor de los habitantes de este espléndido país.

Sin embargo, el diseño de la catedral fue obra del arquitecto italiano Aristóteles Fiorovanti, quien para estudiar todos los rasgos de la arquitectura religiosa rusa se fijó en una catedral de otra ciudad rusa, que le sirvió de modelo y de punto de referencia en la que se basó el arquitecto, una de las edificaciones más majestuosas de la etapa más antigua de Rusia.

La Catedral de la Asunción te espera en Moscú
Su interior destaca por su gran espacio, sus hermosos muros, bóvedas y columnas pintadas en 1514. No necesitas ser un auténtico experto en arquitectura religiosa, para apreciar la increíble belleza de la construcción, que te dejará con la boca abierta.

Un detalle curioso que por lo menos a mí me sorprendió muy gratamente fueron los tronos del famoso Iván el Terrible, tallados en madera en 1551, además de otros muchos objetos de las artes rusas que descubrirás si te acercas a esta espectacular catedral.