la-catarata-petrificada-de-mexico1
Algunas personas tienen ese intrépido “gen” viajero que les impulsa a recorrer el mundo en busca de todo tipo de aventuras. Y conforme descubrimos nuevos destinos, otras muchas posibilidades se abren ante nosotros. Y entonces queremos más y más…

Así que si estás planeando una escapada turística a algún destino de ensueño, no te puedes perder la sugerencia que te proponemos hoy en Destinolandia: una cascada petrificada en Valle de Mitla, México. Un rincón verdaderamente sorprendente que te dejará sin aliento. Toma nota.

Un paisaje único en el mundo

El Valle de Mitla es uno de esos viajes que todos deberíamos realizar al menos una vez en la vida, ya que alberga una de las cataratas más extrañas del mundo en pleno corazón de una frondosa y verde naturaleza de ensueño.

la-catarata-petrificada-de-mexico1

El origen de esta catarata

Y es que la catarata petrificada es, cuanto menos, sorprendente. A unos 80 kilómetros e la ciudad de Oaxaca, en la cima de una colina, encontramos este paraíso de ensueño que hace miles de años era un manantial conocido como “Hierve el Agua”. Pero que no te engañe su nombre, porque el agua no hervían en absoluto. Su nombre se debía al efecto burbujeante que producía el manantial, cuyas aguas tenían un gran contenido de minerales.

Si a todo esto añadimos la presencia de carbonato de sodio, magnesio y vetas de azufre, el resultado es una impresionante catarata moldeada durante miles de años. Una verdadera obra de arte de la naturaleza detenida en el tiempo para regalo de los turistas que se animan a visitar el lugar.

Piscinas naturales

la-catarata-petrificada-de-mexico1
De hecho, esta catarata es un importante reclamo turístico del país. Sin olvidar tampoco las piscinas naturales que están situadas en lo alto de la montaña, donde nace el manantial al borde de un impresionante precipicio.

Así que sobran los motivos para dejarse caer por el Valle de Mitla. Pero eso sí, no te olvides de la cámara de fotos, porque te esperan unas vistas de ensueño desde las piscinas naturales de este valle. Un regalo para la vista.