La Boca: el barrio más pintoresco de Buenos Aires
Es más que un barrio. Es como una ciudad dentro de la ciudad. Donde viven los obreros, los inmigrantes y, sin duda, el lugar con más sabor de la capital bonaerense. Las alegres fachadas de sus casas, pintadas de mil colores, atraen a multitud de turistas al cabo del día, que asisten a la decadencia de un lugar que en otro tiempo fue esplendoroso. Sin embargo, aún queda la esencia de ese esplendor.

Aunque la mayoría de sus calles están sucias y un poco dejadas de la mano de Dios, el barrio de La Boca no ha perdido ni un ápice de encanto. En los últimos años se han recuperado algunas de estas calles, como la famosa Caminito, que hoy acoge los locales de artesanos y artistas.

El antiguo puerto

La Boca: el barrio más pintoresco de Buenos Aires
El río Riachuelo atraviesa el barrio y le da nombre, ya que es allí donde están las bocas de dicho cauce que desemboca en el río de la Plata. Durante décadas fue el puerto de la ciudad y por eso, a finales del siglo XIX, se instalaron en La Boca las comunidades de inmigrantes llegadas del otro lado del Atlántico, sobre todo italianos y españoles. Eso dotó sus calles de una personalidad única y lo convirtió en un barrio de inmigrantes y marineros de paso, donde se mezclaban la alegría mediterránea con la nostalgia por la tierra abandonada.

La escasez de materiales de construcción definió su particular arquitectura. Casas de madera y chapas acanaladas pintadas con la pintura que sobraba de los barcos. Por eso ninguna casa era de un solo color, sino que se pintaban por trozos, según la pintura que hubiese. Eso ha acabado por ser un rasgo esencial del barrio. Tampoco podemos dejar de visitar el viejo puente de acero que une el barrio de La Boca con la ciudad de Avellaneda.

El tango y el fútbol

La Boca: el barrio más pintoresco de Buenos Aires
Cuna de músicos y artistas, puede decirse que allí nació el tango, como expresión de la mezcla de culturas argentinas, criolla y europea, hasta que se convirtió en una de las señas de identidad del país.

Y en el corazón del barrio se alza la Bombonera, el mítico estadio del equipo de fútbol Boca Juniors. Tiene una capacidad de 50.000 personas y es una de las referencias del barrio. Uno de sus jugadores estrella fue Diego Armando Maradona, casi un dios para los aficionados del equipo.