Ko Samui, paraíso sobre la Tierra
Basta mirar esta fotografía para empezar a soñar. Si en la tierra hay numerosos lugares que se podrían calificar como “paraísos”, no me cabe la menor duda de que la isla de Ko Samui (Tailandia) debe estar en los primeros puestos de la lista. Con una naturaleza en estado puro rodeada de costas y playas impresionantes, esta isla fue hasta hace dos décadas un destino reservado tan solo a mochileros y viajeros curiosos.

En la actualidad, el turismo ha llegado a Ko Samui. Sin embargo, sigue siendo un lugar algo alejado de las rutas típicas de Tailandia, y si viajáis a este exótico destino haréis bien en dedicar unos días a conocer la isla de cerca. Merece la pena…

Antes, cocoteros; ahora, turismo

Ko Samui, paraíso sobre la Tierra
La isla de Ko Samui (también conocida como Koh Samui) se encuentra en la costa este del istmo de Kra, Tailanda. Pertenece a la provincia de Surat Thani y es la tercera más grande del archipiélago. Como os comentaba, hasta hace unos veinte años el turismo era prácticamente desconocido en la isla, cuya economía se fundamentaba en las plantaciones de cocoteros y la producción de caucho. Actualmente estas actividades siguen vigentes, aunque sus magníficas playas de arena blanca y las barreras de coral ya son más concurridas por viajeros y turistas, que llegan a Ko Samui a través del aeropuerto de la isla.

Rocas caprichosas y cascadas salvajes

Ko Samui, paraíso sobre la Tierra
Ko Samui es una auténtica mezcla de costumbres y culturas, además de atesorar parajes que quitan la respiración. Entre las preciosas playas de este lugar destaca la de Lamai, en la cual las caprichosas formaciones rocosas conocidas como Rocas Hin Ta e Hin Ya (que significan “abuelo” y “abuela”), y que en teoría tienen la misma forma que los genitales masculinos y femeninos. Ya en el interior, uno de los rincones que ningún visitante debe perderse con las majestuosas cascadas de Na Muang. Esta pareja de caídas de agua se encuentran a unos 12 kilómetros hacia el sudoeste de la Bahía de Nathon, y para llegar a ellas hay que recorrer un sendero que parte de la entrada del parque.