Jerusalén, un viaje espiritual
Jerusalén, también conocida como la Ciudad Santa, es la capital de Israel y la ciudad más grande y poblada del país. También es lugar de peregrinación de cientos de musulmanes, cristianos y judíos, además de curiosos turistas que acuden al lugar atraídos por su historia y su cultura.

No cabe duda de que es uno de los destinos más espirituales de todos los que puedas tener la oportunidad de visitar a lo largo de tu vida. Aunque es más pequeña de lo que muchas personas piensan es además, una ciudad encantadora y mágica con cientos de rincones que merecen la pena de ser visitados.


Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981, la ciudad reúne una gran parte de edificios y monumentos históricos de gran belleza arquitectónica. Tal vez el más conocido de todos sea el Muro de las Lamentaciones, el lugar más sagrado del judaísmo.

Jerusalén, un viaje espiritual
Aunque en Jerusalén encontrarás también un maravilloso espacio religioso conocido con el nombre de Explanada de las Mezquitas, donde se encuentran dos de los templos más importantes del islam. La Mezquita de Al-Aqsa, la más grande de Jerusalén, y la Cúpula de la Roca, según los musulmanes es el lugar donde Mahoma subió al cielo.

Jerusalén, un viaje espiritual
La Ciudadela o Torre de David fue una fortaleza del rey Herodes, construida en el siglo I antes de Cristo que desde entonces se ha destinado a la defensa de la ciudad. Desde su torre más alta, disfrutarás de una espléndida y envidiable panorámica de Jerusalén, donde también encontrarás el Museo de Historia de Jerusalén.

La gastronomía es otro de sus principales atractivos del país, con diferentes tipos de carnes, cebolla y especies orientales cocinadas a la plancha. También muy conocido como falafel o shawarma, la comida más típica de Israel, y uno de mis platos favoritos.