La tenebrosa isla de las muñecas, en México
Hay lugares de lo más creepy que han acabado por convertirse en parada de turistas. Hay a quienes les gusta recorrer lugares que dan miedo o simplemente generan mal rollo. Para esta clase de visitantes la isla de las muñecas es un destino obligado si se encuentran cerca de Xochimilco, en México. Además del mal cuerpo que te deja cuenta con su propia historia un tanto tenebrosa.

Parece ser, según cuenta la leyenda, que todo empezó hace medio siglo, cuando una niña se ahogó en el canal de Xochimilco. Para tratar de calmar a su espíritu un lugareño que decía oír voces y lamentos decidió colocar muñecas cerca de donde ocurrió el trágico suceso. Julián Santa Ana empezó a colocar muñecas de todo tipo, y sacadas principalmente de la basura, en esta zona. La cantidad de ejemplares era tal que al buen hombre se le ocurrió colgarlas de los árboles.

Como era de esperar, en poco tiempo aquello se convirtió en una zona que daba mucho miedo. Xochimico es una de las zonas más turísticas de México, próxima a México DC, y rodeada de naturaleza, islas y playas paradisiacas. La isla de las muñecas acabó por convertirse en un recurso más para los visitantes que iban al país latinoamericano.

La tenebrosa isla de las muñecas, en México
Las muñecas en la mayor parte de los casos estaban rotas, les faltaba un ojo, un brazo,… y además estaban sucias, ya fuera de antes o por permanecer durante años a la intemperie. El panorama resultaba desolador y más propio de una película de miedo que de un espacio que pretendía tranquilizar el espíritu de la niña fallecida.

Trágico desenlace

La historia de la isla de las muñecas continúa porque son más las personas que hacen su particular aportación en forma de juguete cuando la visitan. Julián Santa Ana ya no puede hacerlo porque murió en 2001. Sufrió un infarto y cayó al canal en el mismo lugar en que tiempo atrás murieran la niña.