La tenebrosa isla de las muñecas, en México