Goa, el destino perfecto en diciembre
Uno de los secretos para que un viaje sea un éxito es que el destino combine varias cosas diferentes. Hoy te propongo, precisamente, un lugar muy especial en el que, además de descubrir playas realmente paradisíacas, también podrás conocer una cultura diferente, monumentos que son Patrimonio de la Humanidad, y una naturaleza impresionante.

¿Dónde está ese lugar? ¿De qué país estoy hablando? Pues se trata de Goa, el estado más pequeño de la India. Un rincón del mundo exótico y rebosante de encanto que te acogerá con los brazos abiertos.

Mezcla de culturas

Goa, el destino perfecto en diciembre
Como te decía, Goa es el estado más pequeño de la India en extensión, y el cuarto menos poblado. Su capital, Panaji, es una ciudad que conserva el encanto y la arquitectura de otra época, cuando era colonia portuguesa. Allí podrás pasear por sus viejas calles empedradas y disfrutar de su cultura, que mezcla las tradiciones indias con las reminiscencias de la cultura portuguesa.

La arquitectura colonial es uno de los tesoros de Goa, al igual que sus templos e iglesias, declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1986. Como la catedral de Goa, del siglo XVI, o la iglesia de San Francisco de Asis, construida allí por los franciscanos.

Lugares muy pintorescos

Goa, el destino perfecto en diciembre
Goa se localiza en la costa occidental de India, a 400 km. al sur de Bombay, en una zona tropical a orillas del mar Arábigo. En diciembre el clima es estupendo. Allí es invierno, pero la temperatura no suele bajar de los 25 ºC.

Tanto la parte norte de Goa como la Sur están jalonadas por hermosas playas naturales. El norte atrae a la mayor parte del turismo internacional, por lo que si amas la tranquilidad y las playas desiertas, quizá debas elegir el sur. Calangute y Candolim son algunas de las ciudades costeras que merece la pena visitar, así como sus pintorescas aldeas. Como Arambol, un típico pueblo pesquero con increíbles playas, en el que te tendrás que alojar en pequeñas casas rurales, ya que no dispone de grandes hoteles. Pero eso es, sin duda, uno de sus encantos. ¿A qué esperas para hacer la maleta?