Gante, una ciudad imprescindible